Novedades


11/09/2017

Hidroarsenicismo: El NOA fortalece la red de laboratorios

El COFECYT  firmó un convenio junto a las provincias del NOA para la ejecución de un proyecto que permitirá conocer los niveles de arsénico en el agua en las zonas que no poseen red de agua potable y planificar la instalación de equipos de remoción de arsénico apropiados a cada zona.

El proyecto está destinado al fortalecimiento de la red de laboratorios de la Región NOA mediante la adquisición de equipamiento portátil para la determinación de la concentración de arsénico en agua de zonas rurales dado que actualmente no se cuenta con equipos de medición de arsénico in situ.

El investigador Superior del CONICET, Dr. Miguel Blesa, es uno de los principales impulsores de este convenio y un especialista en la problemática que representa la presencia de arsénico en el agua. Blesa, destacó que “el tema del hidroarsenicismo es un tema que está dando vueltas en el país desde hace mucho tiempo. Es más, la enfermedad asociada al consumo de arsénicos se detectó en la Argentina hace más de un siglo”.

El Secretario General del COFECyT, Tomás Ameigeiras, señaló que “la posibilidad de contar con personas, en los equipos del ministerio de Ciencia y Tecnología, como el Dr. Miguel Blesa, hace posible que, desde el Consejo Federal, se puedan atacar problemáticas como la presencia del arsénico en agua en todo el país. Hacia finales del 2016,  Miguel nos planteó la importancia de trabajar sobre este tema y hoy se concreta en este primer convenio específico para trabajar sobre el hidroarsenicismo en las provincias del NOA. Esto se va a ir trabajando paulatinamente en todas las provincias del país”.

El Dr. Blesa describió el estado de situación de la problemática y remarcó la importancia de la implementación de este convenio: “Lo que no ha habido hasta ahora en el país era una transferencia de conocimiento a los organismos responsables de la provisión de agua. Como esos organismos dependen de jurisdicciones provinciales entonces lo que se imponía con urgencia era que, a través del COFECYT y los organismos provinciales, se hicieran dueños del problema de alguna manera y que el MINCYT ofreciera ayuda y soluciones para avanzar con el tema. Este convenio que ha surgido con algunas provincias del NOA es de alguna forma del comienzo de una actividad que uno espera que sea bastante más generalizada de manera de poder tener una Red Nacional de Laboratorios que puedan intercambiar información, intercambiar capacidad de medición, tener datos más fidedignos y al mismo tiempo poner a prueba las tecnologías que el sistema de ciencia y técnica ha ido desarrollando para abatir el arsénico”.

Por su parte, la Secretaria de Ciencia y Tecnología de Salta, María Soledad Vicente, afirmó que “lo que permite este proyecto es adquirir equipamiento para hacer ensayos in situ. Entonces, en el lugar en donde se tome la muestra se va a poder determinar inmediatamente, con mucha precisión, la cantidad de arsénico en agua y tomar las acciones pertinentes ahí mismo”.

La funcionaria salteña destacó que “se trata de un trabajo interjurisdiccional que financia el COFECYT y que, por lo tanto, refleja el trabajo articulado entre Salta, Tucumán y Jujuy. El proyecto, además, se va a administrar en una Unidad Tecnológica de Salta que es la Fundación CAPACIT.AR”.

“Primero nos reunimos las provincias que teníamos la problemática, pertenecientes a la zona de la Puna, ya que tenemos la problemática en común,” expresó Miriam Serrano, Secretaria de Ciencia y Tecnología de Jujuy. A su vez, mencionó que “en Jujuy nos enfocamos en la necesidad de las escuelas, las comunidades, delegaciones municipales y una vez que tengamos la estandarización de los laboratorios móviles, vamos a trabajar -en una segunda etapa, en las acciones de remoción, es decir, de qué modo y técnicas, poder actuar en esos lugares para que las escuelas tengan la seguridad de la provisión de aguas”.

Mariano Garmendia, Secretario de Estado de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Tucumán, destacó “la importancia” que el beneficiario sea “el Sistema Provincial de Salud de Tucumán, ya que significa que hay vocación política de articular para dar solución a la problemática del arsénico, de la cual se habla mucho, pero hay que tomarlo y hacer cosas porque tienen consecuencia en la salud de la gente y la calidad de vida”.

“Hemos empezado hace un año y medio a tratar la temática a nivel local y luego del tratamiento en las diferentes instancias estamos avanzando para que el problema se solucione, ya que es nuestro deber como Estado”, concluyó Garmendia.

El monto del subsidio es de $1.400.000 que será destinado a la compra de equipamientos móviles para detección de arsénico en las zonas afectadas del Noroeste Argentino. Los destinatarios serán localidades, parajes y escuelas rurales del chaco salteño, la puna jujeña y zonas alejadas de la ciudad tucumana afectadas por arsénico en el agua. Este proyecto permitirá conocer los niveles de arsénico en el agua en las zonas que no poseen red de agua potable y planificar la instalación de equipos de remoción de arsénico apropiados a cada zona. Las instituciones beneficiarias son la Secretaría de Recursos Hídricos del Gobierno de Salta, Agua Potable Jujuy S.E y Sistema Provincial de Salud del Gobierno de Tucumán.

 

Participaron de la firma la secretaria de Ciencia y Tecnología de Salta, María Soledad Vicente, representantes de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, el presidente de Agua Potable y Saneamiento de Jujuy Sociedad del Estado, Víctor Galarza; el secretario Ejecutivo Médico del Sistema Provincial de Salud de Tucumán, Gustavo Vigliocco y el presidente de la Fundación CAPACIT.AR DEL NOA, Diego Dorigato.